¡Qué bello es encontrarnos con nuestras almas gemelas! Conocer un día, personas que jamás supimos de su existencia y que, al conocerlas hicimos “click” casi automáticamente.  Por otro lado, qué difícil es conocer a una persona con la cual nos encontramos e inmediatamente rechazamos la idea de comenzar una relación.  ¡Química!  O existe o no existe entre dos personas. 

La consideración de la existencia de química entre dos personas se realiza cuando entre ambas puede observarse una serie de manifestaciones conductuales físico/fisiológicas que muestran dicha existencia, que hay una afinidad profunda entre ambas y una atracción a nivel emocional y/o físico. Esta coincidencia que predispone positivamente a ambas personas.  En esta sensación de proximidad e interés participan diversos neurotransmisores y núcleos cerebrales, destacando el papel de la dopamina, feniletilamina o noradrenalina. Existen muchos factores para la relación humana, (hablamos de este tema en la edición de El Blaseño en julio 2021), lo que nos conlleva al siguiente paso: la Convivencia.  Nuestra comunidad en San Blas, nos permite estrechar lazos de amistad fuertes pero, también nos permite encontrar rompimiento en las relaciones o no empezar ninguna. La química forma parte de estas razones.  

Convivencia es la acción de convivir (vivir en compañía de otro u otros). En su acepción más amplia, se trata de un concepto vinculado a la coexistencia pacífica y armoniosa de grupos humanos en un mismo espacio.

Es lograr un equilibrio en tus pensamientos, acciones y sentimientos, a fin de disfrutar cada momento, vivir en paz contigo mismo y los demás, experimentar una energía positiva que recorre todo tu ser y te da felicidad, paciencia y sabiduría para enfrentar diversas situaciones.

En nuestra propia comunidad, en San Blas, convivir es bastante complicado.  Hay varios factores que influyen en esto. Uno de ellos es el factor tiempo de estadía en San Blas. Hay propietarios que residen permanente en el Condominio y otros que son solo visitantes de fin de semana o vacaciones. Las situaciones que enfrentan ambos, residentes y visitantes, son muy diferentes. Los residentes se dan cuenta de situaciones del diario vivir, estan más en contacto con la realidad/necesidades del residencial y con los empleados del condominio y por ende conocen personalmente a la mayoría y dependiendo de su grado de sensibilidad humana sienten la necesidad de ser partícipes más concretamente con las situaciones de cada quien, de ser solidarios. Ven con mas detalle las dificultades con las que se enfrenta el Consejo de Administración en su labor de dirigir/coordinar en el Condominio. El propietario visitante viene al Condominio, principalmente, a pasar un rato de diversión y esparcimiento relacionándose en menor medida con su entorno. A todo esto hay que agregarle el carácter e interés de las personas de socializar, la afinidad en cuanto temas de interés de cada uno, entre otros.

La convivencia en una comunidad es algo difícil de practicar pero no imposible. Facilita mucho la práctica de los valores y principios, como el respeto, la tolerancia y la empatía, los cuales hemos presentado en números previos de esta publicación.