Sentimiento de respeto y fidelidad a los propios principios morales, a los compromisos establecidos o hacia alguien. La lealtad es una devoción de una persona o ciudadano con un estado, gobernante, comunidad, persona, causa o a sí misma. No existe acuerdo entre los filósofos sobre cosas o ideas a las que se puede ser leal. … La lealtad es un cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor.

La lealtad debemos verla a diferentes niveles:

  • A nivel interior: para ser limpios de corazón y de mente, tenemos que cultivar la verdad en todo lo que pensamos y hacemos; de lo contrario, nos engañamos y procuramos engañar a los demás.
  • A nivel de relaciones, primero con las personas más cercanas a nosotros: nuestros padres, la esposa, el esposo, los hijos, el novio, la novia, nuestros amigos, amigas…
  • A nivel de relación de trabajo: para que una empresa camine y dé frutos en abundancia, los trabajadores o empleados tienen que cuidarla como cosa propia y dedicarle todo el tiempo debido. Solamente así puede dar los frutos apetecidos.
  • A nivel de profesión: todos nos alegramos, cuando nos toca acercarnos a un profesional que cultiva la lealtad, es respetuoso y fiel a su vocación de servicio. Nos alegra recomendar a personas así.
  • A nivel político: la política tiene mala fama, no porque ella sea mala, sino porque muchos políticos no la respetan, son corruptos.

Qué bueno sería que San Blas fuera una comunidad en donde la lealtad, las reglas del honor fueran la estrella que seguimos.