Una de las necesidades urgentes que tienen las dos comunidades con las que convivimos a diario en nuestro condominio, propietarios y trabajadores, es mejorar nuestras relaciones humanas. La buena relación entre vecinos, entre trabajadores, entre propietarios y trabajadores es vital para vivir y trabajar en un ambiente de armonía. Siempre vamos a tener conflictos los cuales también pueden ser resueltos a través de técnicas como la mediación y otras que se ocupan en la resolución de conflictos. En esta oportunidad trataremos el tema de las relaciones humanas.

Las relaciones humanas son los vínculos que se generan entre las personas y pueden ser interacciones espontáneas o vínculos permanentes. Se trata del grado de aceptación, simpatía y madurez que reflejamos hacia los demás. Las diversas habilidades interpersonales, como la comunicación verbal y no verbal, la empatía y la capacidad de escuchar a otros contribuyen a la construcción de buenas relaciones humanas. Estas se rigen por un conjunto de normas, principios y técnicas.

Los humanos somos seres sociales por naturaleza que necesitamos vivir en comunidad y relacionarnos entre sí. A veces, un individuo puede sentirse muy solo a pesar de estar rodeado de muchas personas. Por el contrario, una persona puede vivir sola y sentir que su vida está rodeada de compañía.

Podemos encontrar múltiples definiciones y un sin fin de conceptos sobre las relaciones humanas; al momento de interrelacionarnos con otros seres humanos nos damos cuenta que muchos sentimientos entran en juego, que la aceptación de los demás es muchas veces la aceptación de nosotros mismos, ya que hay un enlace en la afinidad de caracteres, de personalidad y buscamos que haya intereses comunes que a ambas partes nos motive. ¿Cuántas veces decimos? “esa persona aun sin conocerla me cae muy bien”; y por lo contrario ¿cuántas veces decimos? “esa persona no me ha hecho nada, pero no me cae bien”

La empatía juega un papel súper importante en estas relaciones humanas. Detenernos a comprender el porqué del comportamiento de nuestros semejantes, el porqué de sus reacciones, buscar una respuesta a sus acciones.

La interacción con nuestros semejantes puede llegar a ser extremadamente complicada ya que lo ideal sería contribuir un 100% cada uno, para encontrar el equilibro en la relación; pero no siempre es así, cuando una de las partes contribuye menos se forma un desequilibrio emocional que a veces conlleva a la ruptura de esa relación.