La crisis que vivimos actualmente nos ha ilustrado lo interconectados que estamos a nivel global. Un problema de salud que se generó en un lugar tan remoto para nosotros, como lo es China, en poco tiempo tocó a nuestras puertas. También la crisis ha puesto al desnudo las grandes desigualdades que existen al momento de enfrentarla. Un método utilizado en la contención del virus ha sido la cuarentena, la cúal cumplimos la mayoría de nosotros en nuestras viviendas.

Para muchos de nosotros encerrarnos en nuestras casas por un período de tiempo relativamente largo no es ningún problema. Nos abastecemos de comida, bebida y medicinas y nos quedamos en casa como dice el mensaje que nos han estado enviando. Pero, para las grandes mayorías la realidad es diferente. No necesitamos ir muy lejos, sólo basta hablar con nuestros trabajadores o visitar sus vecindarios para darnos cuenta las limitaciones que sufren ellos y sus familias. Esto sin tomar en cuenta lo que viene después en el período de recuperación.

En medio de esta crisis puedo atestiguar el alto grado de compromiso con el Condominio que ha presentado nuestro personal. Han trabajado bajo un plan de contingencia que ha permitido proveer el mantenimiento básico a las propiedades y áreas verdes.

Cómo propietarios tenemos la responsabilidad social de mostrarles a ellos y sus familias nuestra gratitud y solidaridad.

¡Pensemos globalmente, actuemos localmente!