“El Chío” es una de las aves paseriformes (cantoras) que habitan en el Condominio. Su nombre científico es Pitangus sulphuratus. Mide entre 21 y 26 cm de largo. Tiene cabeza grande, alas largas y patas cortas. El pico es tan largo como la cabeza y termina en forma de gancho. El lomo y la cola son de color pardo verdoso. La cabeza es negra con 2 franjas blancas a modo de cejas y garganta blanca, lo cual le da el aspecto de tener antifaz y boina negros. El pecho y el abdomen son de color amarillo vivo y tiene una corona oculta del mismo color.

Habitat

Es muy común, visible y ampliamente diseminado en una variedad de ambientes semiabiertos y abiertos, rurales y urbanos. Es menos frecuente en regiones boscosas, donde se encuentra más o menos confinado a las márgenes de lagos y ríos. En San Blas tenemos una población muy grande de chíos. Algunos ellos tienen raro comportamiento de picotear las ventanas de las casas,

Nombre común

Su gemido agudo y prolongado da origen al nombre común onomatopéyico que lleva y que varía según las diferentes regiones donde habita. Se le
denomina bienteveo, benteveo o benteveo común (en parte
de Argentina, Bolivia, Perú, Chile y Paraguay y Uruguay), bichofué, bichajué o bichofué gritón, chamaria (en Colombia), cristofué (en Colombia, Venezuela, y Honduras), güis común (en Nicaragua), luis bienteveo, pitabil, luis grande o chilera (en México), pijagüé, penehué, pitaguá’ o pitanguá (del guaraní, en parte de Argentina y la mayor parte de Paraguay), bem-te-vi (en portugués, en Brasil), pecho amarillo (en Costa Rica), chío (en El Salvador), bichofeo o pitojuán (en algunas partes de Argentina), quetupí (en algunas regiones de Argentina), pímparo (en Colombia), cierto güis, comechile, Víctor Díaz (en la selva amazónica de Perú), chicha fría ( en Colombia y en Perú) o ticú (en Puerto Vallarta).

Reproducción

El macho y la hembra son muy similares y comparten la tarea de construir el nido, que hacen con muy diversos materiales y tiene aspecto desordenado. Es voluminoso y esférico, construido con pastos secos y recubierto externamente por pajas largas, trapos e incluso bolsas de polietileno.

El chío tiene un período de reproducción que comprende la primavera y el verano, siendo su madurez sexual al año de vida. Pone de dos a cinco huevos por postura, realizando tres o cuatro posturas por temporada. La incubación dura trece días, y los pichones pueden separarse a los treinta y cinco días de nacimiento.