El limonero o limón es una planta frutal muy común en San Blas. Hay dos variedades muy comunes de limones: El Criollo y el Pérsico.

El Limón Criollo

Descripción

El árbol de Limón Criollo, Citrus aurantifolia, puede ser un arbusto o alcanzar una altura de dos a cuatro metros. Las hojas son perennes, alternas, agradablemente aromáticas formando un follaje denso. Las flores que nacen en las axilas de las hojas son ligeramente fragantes o inodoras. El fruto es redondo o ligeramente elíptico y nace simple o en grupo de dos o tres con una cáscara verde y brillante cuando no está maduro y ligeramente amarillo cuando está maduro. La pulpa es verde-amarillenta, jugosa y muy ácida. Es nativo de la region hindo-malaya.

El Limón Pérsico

Descripción

El limón Pérsico o Tahití (Citrus latifolia), es una planta de tamaño medio a grande, crecimiento vigoroso, forma extendida y casi sin espinas. El follaje es denso y de color verde, con hojas de tamaño medio, lanceoladas y con pecíolos alados. La floración ocurre durante casi todo el año, principalmente en los meses de mayo-junio. Los frutos presentan tamaño medio grande; son ovalados, oblongos o levemente elípticos, con la base generalmente redondeada; ápice redondo, superficie aureolar elevada en un pequeño montículo. Las semillas son escasas o ausentes. La cáscara es, en general fina, con superficie lisa y color amarillo pálido cuando maduro; aunque para exportación el fruto debe presentar una cáscara con superficie ligeramente rugosa, verde oscuro y de tamaño mediano. En promedio, los frutos están listos para la cosecha de 100 – 120 días después de la floración; la pulpa es de color amarillo verdoso pálido, suculento y ácido.

Usos

El limón, a causa de su especial aroma y sabor único, es ideal para servir cortado a la mitad como decoración y como saborizador de mariscos y carnes, para añadir sabor a bebidas frías, y para hacer limonada. También se usa para dar sabor a comidas y bebidas preparadas.