El mes de agosto la madre naturaleza nos ofrece uno de los frutos más preciados en El Salvador: La Anona, también conocida en otros países como anón, ates, riñón, o saramuyo. Es un frutal perteneciente al género Annona, de la familia Annonaceae

Es un árbol pequeño con una altura aproximada de 6 a 8 metros. Las hojas son alternas y simples, oblongo-lanceoladas, de 5-17 cm de largo y de 2-5 cm de ancho. Las flores se producen en racimos de 3-4 y cada flor es de 1,5-3 cm de ancho, con seis pétalos, de color amarillo-verdoso, con manchas púrpura en la base. Un árbol de cinco años de edad puede producir hasta 50 frutos.

El fruto es generalmente redondo u ovalado y posee unos 6-10 cm de diámetro, con un peso de 100-230 gramos. Está cubierto de escamas verdes muy pronunciadas, a semejanza de un cono de pino, y suele ser confundido con la chirimoya. Su interior es una pulpa blanca o rosada la cual es la parte comestible, dulce y muy nutritiva repleta de semillas marrones (casi negras), muy lisas. Esta especie no soporta en ninguna circunstancia el frío, muere bajo unos pocos grados bajo cero, ya que está acostumbrado al clima tropical. Aunque resiste moderadamente la sequía, no fructifica bien en periodos secos, requiere al menos unos 700 mm de precipitación.

Es una planta de zonas tropicales y subtropicales de América, como en las Antillas (Puerto Rico, Cuba, República Dominicana, Haití, etc.) y es también común en Guatemala, Honduras, Nicaragua, Ecuador, Colombia, Perú, Panamá, Venezuela, Brasil, el Oriente de Bolivia y México.

Se suele cultivar también en algunas zonas del sur de los Estados Unidos, como en el estado de Florida, y en Costa Rica, en las zonas próximas a Heredia. No obstante, el fruto es conocido en casi todo el mundo con una creciente popularidad (especialmente es conocido su nombre en inglés, «sugar-apple»), y por eso, cada vez se descubren más zonas óptimas para su cultivo.

Por esta razón, ya muchas lenguas poseen un nombre propio para este fruto, como por ejemplo, en las Filipinas se le denomina atis (país donde se produce también vino de esta fruta); en Paraguay se lo llama aratiku, en Tailandia se denomina Noi-Na (น้อยหน่า) y en regiones del Medio Oriente, se llama le «achta». En algunas zonas, es considerado como especie invasora. De esta especie, nativa de Centroamérica y México, se conoce poca investigación en cuanto a su manejo agronómico. Esta situación posiblemente se deba a que el cultivo es considerado de traspatio o a nivel de huertos familiares aislados.

Algunos propietarios del Condominio San Blas son afortunados de tener alguno de estos árboles en su jardín.

Se consume como fruta fresca, y se utiliza como ingrediente en helados y licuados. El jugo se consume en bebidas refrescantes. También se usa en la fabricación de algunas bebidas alcohólicas de poca graduación. Las hojas y las semillas son vermicidas e insecticidas. La corteza es astringente. Las raíces son un purgante drástico.