Los Felinos tuvieron sus primeras apariciones aproximadamente 5,000 años A.C., en el Antiguo Egipto, los gatos son animales fascinantes e inteligentes, en Egipto les llamaban MAU que quiere decir “Ver”, de hecho, creían que su mirada fija y vivaz buscaba la verdad, y aun iba más allá, creían que veían la muerte.

Prueba de su inteligencia es que se autodomesticaron, esto se dió cuando los granjeros comenzaron a guardar alimentos en bodegas, y por lo tanto los roedores interesados también en los granos asaltaban los graneros, una cosa trajo a la otra, los gatos buscando alimento también acudieron a los graneros en busca de los ratones, lo cual era beneficioso a los granjeros, así, el gato fue quedándose de invitado con comida segura y una cama caliente.

Ese mismo carácter enigmático los ha llevado a ser adorados como los egipcios que adoraban a “bastet” una mujer con cara de gata que se creía cuidaba del hogar y la fertilidad. En Europa fueron satanizados y perseguidos producto de la ignorancia religiosa, pues eran asociados a las brujas, dicho error llevó a exterminar una importante población de gatos. La historia nos cuenta que es probable que el número de ratas en ese tiempo se prolifero al punto de causar la peste negra ya que sus depredadores habían sido mermados. Estos pequeños cazadores controlaban la población de los molestos ratones que generan enfermedades peligrosas, y a otros animales que representan un peligro para la salud humana.

El Condominio en sus inicios sufrió de una gran plaga de ratones que fue generando mucha molestia entre los propietarios, por su natural afectación y potencial peligro a la salud. Un gran acierto del primer Consejo Directivo (2002- 2004), y especialmente de su presidente, fue traer seis “mancuernas” de gatos que fueron distribuídos en igual número de puntos estratégicos dentro del Condominio, lo cual erradicó la plaga de ratones y en consecuencia, multiplicó la cantidad de gatos. Es importante tomar medidas para evitar que algunos gatos silvestres ingresen a nuestras cocinas y consuman alimentos por necesidad. Preferentemente, debemos apoyarlos y proporcionarles alimentos.

Todos los animales son nobles, dignos de ser respetados por los humanos, si los amamos, arrancamos lo mejor de ellos, ellos nos enseñan con ciertas actitudes, bien por instinto o inteligencia los valores de solidaridad que tanto necesitamos ejercitar hacia nuestros semejantes.

Hay animales cuyo comportamiento es predecible, no así el gato, quien por su carácter enigmático se vuelve impredecible, por lo cual algunos animales son prosa, pero el gato es poesía.