El servicio de recolección de la basura del Condominio fue prestado por varios años por el camión de un empleado, quien trasladaba la basura del Condominio a un área detrás de la cocina del restaurante del Club de Playa. De ese lugar la recogía el camión de la basura de la alcaldía.

Ese proceso tenía los siguientes inconvenientes: 1) Los propietarios pagábamos doble por ese servicio (el pago por el servicio al empleado, alrededor de $1,200.00 mensuales y el pago a la alcaldía con nuestros impuestos). 2) Se estuvieron violando los estatutos del Condominio por varios años. Las modificaciones de nuestros Estatutos, publicados en el Diario Oficial, con fecha 28 de noviembre del 2016, incluyen un acuerdo por unanimidad en el Art. 56, «el no permitir que ningún miembro de junta directiva y/o empleado sea proveedor o suplidor de bienes y/o servicios para el condominio y que este abarcaba hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad. Entonces el empleado no podía prestar ese servicio. 3) La acumulación de basura cerca de la cocina del restaurante del Club de Playa era un foco de infección por las ratas, gusanos y los malos olores que producía. Por ello, la Unidad de Salud de La Libertad hizo varias observaciones al Condominio las cuales si no se corregía iban a resultar en multas y el eventual cierre del restaurante. Todo esto era del conocimiento de anteriores administraciones, pero no tomaron acciones para corregirlo.

Después de gestionar con las autoridades de la pasada administración municipal el camión de la basura comenzó a recolectarla dentro del condominio. Pero, la actual administración municipal no ha cumplido con los acuerdos previos y nos ha descontinuado el servicio. Esto ha creado una crisis con la basura la cual se ha resuelto temporalmente con la contratación de un camión para hacer el desalojo.

El Consejo de Administración y la gerencia del Condominio están en el proceso de calendarizar una reunión con el alcalde y su Consejo Municipal para tratar este tema y otros de mutuo interés. El Blaseño pide a los condóminos comprensión con esta situación y unirse a los esfuerzos del Consejo para resolver este problema que es de todos.

Además, recordar que este es un problema entre los condóminos y la alcaldía, y no entre los condóminos y el Consejo de Administración.