Vivimos en el planeta tierra en el que, desde el punto de vista científico, existen cinco reinos de los seres vivos y el reino mineral. En este ultimo encontramos una gama extensa de piedras y sustancias químicas, piedras preciosas y no tan preciosas.

Asi como los seres vivos están formados por pequeñas células dentro de las cúales se desarrollan una serie de reacciones químicas, las rocas​ también están formadas por​ otras pequeñas roquitas en constante cambio químico. Es decir, las rocas también tienen vida. Por ello hay una enorme diversidad de rocas en el mundo.

A través de la historia el ser humano ha usado las piedras con diferentes propósitos, entre otros, para la fabricación de armas, utensilios de cocina y herramientas de trabajo; la construcción de viviendas y muros, para protegerse del medio ambiente; para adornar diferentes partes de su cuerpo; como piezas ornamentales.

En algunos de los jardines de San Blas podemos observar, además de plantas, esculturas y árboles frutales, piedras ornamentales. Es común ver piedras formando circulos alrededor de los árboles, algunos muros de piedra que le dan una fachada diferente a las casas, cascadas formadas de piedras en las piscinas simulando riachuelos, piedras asociadas con plantas produciendo un ambiente agradable y acogedor, entre otros.  Hay una infinidad de maneras de utilizar las piedras, solo basta nuestra creatividad e imaginación para cambiarle el rostro a nuestro jardín.

En la playa de San Blas, durante nuestras caminatas, podemos encontrar piedras de todos los tamaños y formas con las cuales podemos formar figuras o pintarlas de diferentes colores. También podemos esculpirlas o pintar figuras sobre su superficie.

Los invitamos a embellecer sus jardines usando este elemento de la naturaleza, las piedras, creando con ellas espacios que nos invitan a la tranquilidad que tanto necesitamos despues de largos dias de trabajo.