El cultivo de hortalizas en huertos caseros es una experiencia ya practicada en años recientes en el Condominio San Blas. Basados en esa experiencia ocho familias de nuestro Condominio decidimos embarcarnos en el proyecto de armar un huerto comunitario en el terreno baldío de uno de los propietarios. Nos reunimos para planificar dicho proyecto el cual es ya una realidad. Después de la reunión comenzamos con la tarea de preparar el terreno, limpiarlo, abonarlo, delinear las áreas de siembra, etc. Luego compramos la plantilla de tomate, chile y pepino, las cuales las sembramos en bolsas llenas de tierra negra. Usamos la técnica del doble trasplante. Todas las plantillas las colocamos bajo un microtúnel para protegerlas de la plaga, viento y lluvia fuerte. Cuando alcanzaron la altura de unos 30-40 cms las sembramos en la tierra. Las plantas las regamos desde el primer día (dos veces diarias).

Además, se construyeron dos cajas en la que se han sembrado lechuga, arúgula, eneldo, jengibre, albahaca, entre otras plantas. También se han sembrado higos, pipianes, sandía y zucchini. Todo esto ha implicado un trabajo enorme, pero satisfactorio. Ya comenzamos a ver los primeros frutos y los estamos disfrutando. En un par de meses esperamos estar cosechando los tomates y chiles, los cuales ya están floreciendo. En el caso de los chiles ya tenemos algunos pequeños. Estamos en el proceso del cuido de las plantas (observando y tomando las medidas necesarias para evitar que se nos infesten con algún hongo o se las coman los insectos para repelerlos) y la limpia del cultivo. Las hierbas que se van arrancando (rastrojos) las vamos echando en el suelo adyacente a las plantas para evitar que el suelo pierda agua por evaporación y evitar que nazcan más hierbas.

Pero, la idea del huerto no solo es cultivar y producir comida sana y nutritiva sino también cultivar relaciones de amistad que tanto necesita nuestro condominio. Las familias participantes hemos tenido la oportunidad de conocernos más, compartiendo en el trabajo y en reuniones en las casas de los propietarios participantes. La construcción de comunidad es algo necesario y urgente en nuestro condominio.

¡La cosecha más importante de nuestro huerto ha sido la construcción de comunidad! Los invitamos a replicar esta excelente experiencia.