Definición:

  1. Aspecto del cielo cuando está surcado de nubes tenues y de distintos colores. «los celajes del crepúsculo».
  2. Conjunto de nubes.
  3. La palabra celaje procede de cielo.

Cómo nos maravillamos de los atardeceres de San Blas. Celajes del trópico. Esos atardeceres que provocan paz y serenidad. La gama de colores y refracción de luz que causa que estemos pendientes a asistir a nuestra reunión marcada por el sol que se despide. En estos momentos nos olvidamos de todo y solamente nos maravillamos de la creación de Dios, de la naturaleza misma que nos invita a presenciar el fenómeno de los celajes.

¿Cómo y porqué se forman los celajes?
Cuando cae el sol, al atardecer, el cielo azul se tiñe de rojo. A medida que el sol baja y se acerca hacia el horizonte van dominando el ambiente los colores cálidos. Pinceladas naranjas, rojas y amarillas inundan el ambiente y nos arropan creando una sensación de sosiego.

¿Qué sucede para que cambie el color del cielo de azul a rojo?
La luz del sol es blanca. Es decir, es la suma de todos los colores del arco iris (rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta). Viaja desde el sol a la Tierra sin alterarse hasta que penetra en la atmósfera. Entonces choca con las partículas que la componen. A grandes rasgos son polvo, gotas y cristales de agua, sal y las moléculas que forman el aire: oxígeno, nitrógeno y gases nobles.

Por su parte, el nitrógeno y el oxígeno dispersan más el color azul y violeta, que emiten en todas las direcciones, mientras que dejan pasar los tonos naranjas y rojos en línea recta. El resultado es un cielo con aspecto de lienzo celeste uniforme.Así, los tonos azules sufren tal dispersión que no llegan a nuestros ojos mientras que el naranja, rojo y amarillo sí. Cuantas más partículas sólidas hay suspendidas en el aire más coloridos y saturados son los atardeceres.

Cada atardecer es diferente en San Blas, concertamos cita con la naturaleza. Saludamos y nos despedimos de un sol que “muere a diario”. La sensación bajo la brisa marina, el agua tibia bajo nuestros pies, las caminatas en la playa al atardecer, la arena que roza nuestra piel. Los sentimientos asoman y nos obligan a escribir poéticamente:

¿…Y que ha sido el año? Un mundo lleno de sol, un mundo lleno de luz, un mundo lleno de sal, de amor, mar y solaz/ Playas que son testigas del corazón, lleno de ansias / Sol brillante en esas arenas, arenas cálidas, que al rozar el cuerpo, rozan el alma/ Arenas negras que al besar el agua, besan tu imagen/ Imagen que dice que el año ha sido un año más en tu vida/ Vida que llena de amor, de paz, de sal de luz y solaz/ Encuentran sin encontrar el amor, la vida y la luz fugaz”