Las flores comestibles son aquellas flores aptas para el consumo humano. En la gastronomia se consumen los vegetales con mucha mayor frecuencia que las flores. Estas son usadas para preparar deliciosas comidas y bebidas. Las flores tienen diversas consideraciones culinarias: como aromatizantes, decorativas, o como ingrediente principal del plato, y se pueden usar frescas, secas, liofilizadas, confitadas, fritas… Debido a que son un producto muy perecedero, su uso en cocina no está muy extendido.

No obstante, se pueden encontrar de manera aislada preparaciones culinarias tradicionales con flores en diversas gastronomías de Asia, Oriente Medio y Latinoamérica. Algunos platos tradicionales en el mundo que incluyen flores o inflorescencias son los dulces coreanos hwajeon y hwachae, la ensalada vietnamita nộm hoa chuối, el dolma turco kabak çiçeği dolması, la fritura italiana sciurilli, la sopa de miso de crisantemo japonesa, el guiso de gualumbos mexicano o la flor de izote y los pitos salvadoreños.

En cocina, además de aportar nuevos sabores a los platos, las flores son un ingrediente creativo y decorativo, en muchos casos también aromático. Dependiendo de cuales se usen, se ocupan solo los pétalos (como la rosa) o solo los estambres (como el azafrán), la flor entera con o sin pistilo o cáliz. A veces incluso el pedúnculo. Se agregan a ensaladas o guisos,
se fríen, se envasan en conservas y se incluyen en adobos, almíbar, jaleas, mantequillas, cremas y bebidas como el vino, o se infusionan para diversos tés.

Es posible almacenar las flores en el congelador para su uso posterior, o bien mediante técnicas tales como el secado o la conserva en aceite. Se puede preparar aceites y vinagres aromatizados con flores mediante inmersión de los pétalos en estos líquidos.

Bebidas de Flores

Las flores se utilizan frecuentemente para la preparación de diversas bebidas. Se pueden usar frescas para elaborar, por ejemplo, licores de hierbas, o bien secas, como es el caso de las flores de manzanilla, que se venden secas para preparar infusiones. De la misma forma,
en Latinoamérica y Oriente Medio se usan flores de Jamaica para preparar el agua de Jamaica, que se toma tanto fría como caliente. Varias flores se infusionan y se beben por sus propiedades medicinales asociadas, como la flor de saúco, y de buganvilla que son antiinflamatorias, o la flor de loto, que es antioxidante.

En la alta coctelería, las flores son frecuentemente utilizadas como decoración. Las flores también se usan en la elaboración de repostería, en la decoracoración de tartaletas y galletas.

Algunas flores si son comestibles pero en el proceso de cultivo se le añaden pesticidas y otros agentes químicos que las hacen perjudiciales para el consumo humano. Antes de consumirlas, verificar que no hayan sido tratadas con ningun aditivo quimico. Si gustan de recetas para el uso de flores comestibles, solicitarlas que con gusto se las enviaremos,