Si caminamos por las calles del Condominio los fines de semana, muy temprano por la mañana, seguramente encontraremos a Omar pedaleándo su bicicleta, algunas veces acompañado por su hijo Alejandro de 5 años. Hemos tenido el placer de intercambiar palabras/ideas sobre la familia, el condominio, el trabajo, algunas amistades, etc. En una de esas pláticas, Omar comenzó a expresar algunas observaciones e inquietudes sobre la administración del condominio. Ante ello, le solicitamos nos brindara una entrevista a El Blaseño. De esa manera explorar sus observaciones y sugerencias. También saber si entre nuestros lectores hay otros condóminos que comparten sus ideas o tienen otras.  Con la información que nos brindó elaboramos este artículo.

Omar Ortiz es un médico neurocirujano que tiene su propiedad en la Calle La Quilla. Manifestó que compró su propiedad hace 7 años y construyó su casa un año después. El vive en San Salvador pero visita el Condominio todos los fines de semana y a veces entre semana. Por lo general, viene con su familia, esposa e hijos, y sus amistades.

Cuando viene al condominio disfruta de su tranquilidad, privacidad y seguridad (la cúal no hay que descuidarse). Esas tres cosas siente que las pierde con la llegada de gente que alquila los fines de semana. Principalmente, cuando organizan fiestas escandalosas, con gente que se emborracha, etc. Manifiesta que la administración debería de reglamentar esa situación y si acaso existe algún reglamento que se cumpla.

Manifestó que ha participado en algunas actividades del condominio. Al preguntarle en cuáles, expresó lo siguiente: “He participado en las asambleas generales, desafortunadamente no pude asistir a la última asamblea, en Enero del 2019, cuando se eligió el actual Consejo Administrativo, ese día tenía una operación programada en el hospital, pero envié a mi hermana para que me representara.  Mi hermana llegó frustrada. Me dijo que había tenido una experiencia desagradable, que parecía que todo lo tenían arreglado para favorecer a la planilla ganadora. Que la asamblea tenía varios puntos de agenda, incluyendo unos informes largos y tediosos, y al final en un ratito se eligió el Consejo Administrativo en medio de un desorden. Por ello, para tener una elección más participativa y transparente sugiero que tiene que haber una asamblea solo para elegir al Consejo Administrativo. Que los candidatos al Consejo se les dé un tiempo para escucharlos sobre que van a hacer si salen electos.”

“Después de la experiencia de mi hermana en la asamblea, comenzé a investigar un poco más sobre la historia de los consejos administrativos y encontré que muchos de los nombres se repiten en las posiciones de poder como la presidencia, el secretario de finanzas, etc. y luego se repiten en el Comité de Vigilancia, esto desde el inicio del condominio. Me llama mucho la atención el hecho de que personas en posiciones ad honorem se queden ocupando esos puestos por tan largo tiempo. Uno de esos ejemplos es el caso del actual Presidente. Yo considero que a los directivos que ya tienen mucho tiempo de participar en los Consejos Administrativos hay que darles las gracias por su servicio y pedirles que se retiren y le den la oportunidad a otros propietarios con ideas frescas que tomen las riendas de la administración. La alternancia en las posiciones de dirección es saludable.”

El Doctor Ortiz agregó “Yo recorro el condominio con mucha frecuencia y he observado que hay mucho trabajo que hacer en nuestra residencial, por ejemplo, el muro perimétrico que está colapsando en varios sectores. He escuchado que desde hace mucho tiempo que pronto se trabajará en eso o que no hay dinero. Sino se puede hacer todo el trabajo de una sola vez, que lo hagan por sectores.” “Asi podemos mencionar una lista problemas como el agua, el alumbrado, etc.”

Finalizó, “En la próxima asamblea general tenemos que hacer el esfuerzo de participar todos para elegir un Consejo Administrativo con sangre nueva que este dispuesta a trabajar por el bienestar del condominio.”