El nacimiento y la historia del Condominio San Blas está vinculada a varios de sus trabajadores y uno de ellos es José Antonio Calles González, popularmente conocido como “Toño Canaleta.”

Toño Canaleta. Foto: EB/MR

Canaleta es una persona de modales muy amables, respetuoso, seguro de si mismo y con una alta autoestima. Escucharle hablar de los últimos 20 años de su vida es aprender del desarrollo de San Blas.

Comenzó a trabajar con la empresa Proasa en el año 2002, cuando el condominio todavía era la Hacienda Santa Emilia. Proasa fué la encargada de construir el pozo y de hacer el cordoneado de las calles e instalar la tubería del condominio de la Calle El Marinero hacia la playa. Esta empresa se fué a la quiebra después de un año de operaciones. Luego continuó trabajando para CoUrban, la que operó por ocho meses. Después laboró para el Banco Uno, quién le dió continuidad al trabajo de construcción.

En 2002, cuando tomó posesión la Asociación Comunal del Condominio Recreacional San Blas (ver estatutos del Condomino) lo contrataron para hacer los ranchos de palma que actualmente nos dan sombra cuando disfrutamos de nuestros alimentos y bebidas en el Club de Playa. De ahí en adelante como lo expresa él “me quedé haciendo de todo.”

Canaleta es un chalateco originario del municipio El Jícaro. Nació en ese lugar en 1977 (tiene 43 años) y al igual que muchas familias fue desplazado por la guerra civil que vivimos en esa época. En busca de nuevos horizontes su familia llegó a Conchalío, La Libertad, para ese entonces tenía entre dos o tres años de edad. La familia consiguió el trabajo de cuidar un rancho de playa. Luego en 1997 se trasladaron para El Charcón, donde vive actualmente.

Con el pasar del tiempo Toño Canaleta conoció en El Charcón al amor de su vida, Magdalena, con quién se casó y ha procreado dos hijos, quienes actualmente tienen 22 y 8 años. El mayor de ellos es el actual salvavidas del Condominio al igual como lo fue su padre entre los años 2002 y 2008. Es muy querido por sus compañeros de trabajo. El fue el contacto de varios de ellos para conseguir trabajo en el condominio.

Toño Canaleta es un líder de su comunidad. Prueba de ello fungió como Presidente de la ADESCO de El Charcón por un período de dos años (2016-2017). Bajo su presidencia se hicieron varias obras, como la pavimentación del tramo de calle que está a la entrada de su comunidad. En su calidad de presidente tuvo que enfrentar una tragedia en El Charcón. Una fuerte lluvia del mes de septiembre de 2017 causó un deslave que provocó la muerte de cuatro personas, su cuñada, su pareja y sus dos hijos.

Toño Canaleta es uno de los trabajadores de mantenimiento del Condominio, pero se incorpora a las diversas tareas que hacen los jardineros y piscineros. Su especialidad es la construcción de ranchos de palma.

Al preguntarle sobre algunas recomendaciones que podría dar al condominio para mejorar el trabajo mencionó lo siguiente: Organizar a los piscineros y jardineros por polígonos para que no pierdan tiempo cuando se mueven de una propiedad a otra, proveer más herramientas y equipo para ser más efectivos en el trabajo, si trabajamos una construcción el estimado del proyecto tiene que hacerlo un profesional que trabajo en eso.

Por sus habilidades en la natación ha sido salvavidas, ha participado en varias instituciones de salvamento como la Cruz Verde y la Cruz Roja y fundador de la Asociación de Guardavidas Profesionales de El Salvador (AGUAPES). También práctica el surfismo y la pesca desde la edad de 17 años. En la entrevista que le hicimos no podía faltar la pregunta sobre el origen de su sobrenombre “Toño Canaleta”. El respondió de la siguiente manera: “Yo tenía nueve años y llegó un fontanero al rancho que cuidábamos en Conchalío. Un día que estaba instalando la tubería de la piscina del rancho me le acerque para hacerle preguntas de lo que estaba haciendo. Yo siempre he sido muy curioso. El me preguntó mi nombre y yo le dije José Calles. Entonces me dijo que ya tenía calle, pero no canaleta y por eso me clavó “Toño Canaleta”.