Hablar sobre el tren de El Salvador con las nuevas generaciones es como hablarles en chino, ellos no tuvieron esa vivencia. Pero, a muchos de nosotros nos trae bellos recuerdos como las excursiones al balneario de Amapulapa en San Vicente o las romerías a Esquipulas.

La primera locomotora arribó a este país el 28 de Marzo de 1882, procedente de Inglaterra. Fué el Presidente Rafael Zaldívar quién inauguró oficialmente el servicio del tren el día 4 de Junio del mismo año, con la llegada a Sonsonate de un convoy desde el Puerto de Acajutla. Aunque un primer recorrido había sido descrito por el Diario Oficial de El Salvador en la edición del 12 de Mayo de ese año.

Las máquinas (dos en total), eran “American Type”, y consistían de un carro de primera clase, carro góndola, catorce carros pequeños y uno para rieles. Los talleres principales estaban localizados en la misma ciudad de Sonsonate.

En esos primeros años surgieron dos tramos: Sonsonate-Sitio del Niño-Santa Ana, cuya construcción fué autorizada el 31 de Julio de 1882; y San Salvador-Santa Ana, creados por un Decreto Legislativo del 14 de Marzo de 1894; y luego el trayecto San Salvador-Sonsonate-Santa Ana. En el mes de Diciembre de este mismo año, fue concedida la explotación de este trayecto a The Salvador Railway Company Limited.

El oriente del país tuvo su línea hasta el 20 de agosto de 1912, entre Puerto de Cutuco-San Miguel, el cual conectó con San Salvador el 1 de mayo de 1920. El conjunto de los trayectos hizo surgir un canal seco que conectaba con Puerto Barrios, Guatemala que funcionó hasta los años 1980.

Debido a incumplimiento de contrato de The Salvador Railway Company Limited, el gobierno salvadoreño intervino en la administración del servicio, por lo que creó un Consejo de Administración del Ferrocarril de El Salvador en 1962. En 1965 surgió la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), como encargada de la administración del ferrocarril. A finales de 1975 la industria fué fusionada con el Ferrocarril Nacional de El Salvador de la International Railways of Central America (IRCA), la que dió paso a Ferrocarriles Nacionales de El Salvador (FENADESAL). Toda la red vial alcanzó una longitud de 600 kilómetros, y atravesaba la mitad de los departamentos del país.

Debido al daño producido por la guerra civil y problemas financieros, el servicio del ferrocarril fué suspendido el año 2002. Sin embargo, dicho servicio fué reanudado con fines turísticos entre los años 2007 y 2019 entre la estación de FENADESAL, al oriente de San Salvador, y el municipio de Apopa. El vagón motorizado que hacía este recorrido era conocido popularmente como la bala.

Actualmente, en las instalaciones de FENADESAL, en el oriente de la ciudad de San Salvador, funciona el Museo del Ferrocarril y Parque Temático de El Salvador el cual fué fundado el 11 de Diciembre del 2015. Este museo cuenta con atractivos que abarcan la historia del ferrocarril de nuestro país desde 1882. Además, tiene un tren que hace un pequeño recorrido dentro de sus instalaciones. Todos estamos invitados a visitarlo para aprender de nuestra historia.