Volcán de San Salvador, una de nuestras joyas de la naturaleza. Se le conoce como El Jabalí. Está ubicado en la zona central de El Salvador. Abarca los municipios de Quezaltepeque, San Juan Opico, Colón y Santa Tecla en el departamento de La Libertad; y Nejapa en el departamento de San Salvador.

Científicamente el Volcán de San Salvador, es un estratovolcán, lo que se define como una variedad de volcán cónico de gran altura, formado por varias cantidades de estratos de lava solidificada, piroclastos alternantes (producidos en épocas alternantes de actividad volcánica y de ríos de lava líquida) y de cenizas volcánicas. Los estratovolcanes se caracterizan por poseer un perfil empinado y por producir explosiones volcánicas periódicas. La lava que emana de estos volcanes es viscosa y antes de llegar lejos, se endurece debido al enfriamiento. Sus fuentes de magma son altas en sílice o ácidas y contienen dacita, riolita, y andesita( rocas ígneas volcánicas con alto contenido de hierro). Muchos de estos volcanes superan los 2500 mts de altura.

Actualmente el volcán consiste de dos masas: una llamada el Picacho de 1959.97 msnm; y la otra conocida como El Boquerón de 1839.39 msnm que incluye un cráter de 1,5 km de ancho. Alrededor de estas elevaciones se ubican otros cráteres inactivos. Según investigaciones geológicas, el volcán perdió 1000 m de altitud debido a erupciones volcánicas ocurridas hace 60 000 años. La última erupción del Volcán de San Salvador fué la noche del 7 de Junio de 1917.

El 19 de septiembre de 1982 un alud de lodo se deslizó desde el Picacho sobre la quebrada el Níspero, causando unos 500 muertos y más de 159 viviendas destruidas en Montebello, San Mauricito, El Triunfo, Lotificación San José y San Ramón en Mejicanos.

Laguna Cratérica

En el interior del Boquerón existía una laguna de origen desconocido, la cual se extinguió por ebullición debido a los fenómenos eruptivos durante el terremoto de San Salvador de 1917. De acuerdo al historiador Jorge Lardé y Larín, no se conocen referencias de su presencia durante la colonización española por algún cronista, sino hasta 1807 cuando el Intendente Antonio Gutiérrez y Ulloa hizo mención de una «pequeña laguna, árida en sus márgenes y formada de aguas azufrosas». El 2 de abril de 1843, se publicó un artículo del Museo Mexicano en que se encuentra la relación de la ascensión al volcán por Marcos Idígoras, un comerciante y exalcalde de San Salvador, quien iba acompañado de los señores Negrete y Forgas. En esta relación se describe el primer descenso a la laguna del cráter del volcán.

Destino Turístico

Su cercanía y un clima tropical de altura son suficientes para decidirse a explorar los alrededores del enigmático cráter del volcán de San Salvador, el cual yace dormido desde 1917. Descubrir sus encantos te parecerá una experiencia inolvidable, ya que desde que inicias el ascenso hacia la cordillera observaras todo un paraíso tropical bajo una temperatura mínima que alcanza los 4.5 grados centígrados y hermosas vistas panorámicas hacia la capital del Salvador del Mundo.